Grupo:EVADNE. Disco:The pale light of fireflies. Sello:Solitude productions. Año:2021.

Escrito por Carlos Citoler.

Nuevo trabajo de los valencianos Evadne, tras casi veinte años en activo, ahí es nada, y practicando un género poco agradecido dentro de nuestras fronteras como es el Doom metal, a qué negarlo. Si a esto le sumamos la fecha de publicación del disco, veinticuatro de diciembre del pasado 2021, «The Pale Light Of Fireflies» tenía todos los números para pasar desapercibido para el gran público, o cuanto menos, descubierto bien entrado este año 2022.

Es así, no nos pongamos trues y super metaleros, muchos conocíamos desde tiempo atrás que Evadne se habían aliado con el gordo de rojo para regalarnos la pasada nochebuena una joya como la que hoy tenemos entre manos, pero pocos fueron los que se detuvieron aquel día a quitarle el celofán y degustar desde ya, esta joya. Peor para vosotros, ya os lo digo, porque pasado el tiempo, retiradas las luces navideñas y desterrado el azúcar de nuestra vida, ya estoy echando de menos estás pasadas Navidades en compañía de Evadne

8 temas de largo desarrollo que completan más de una hora de doloroso y delicioso viaje interior que se hace corto a la escucha y nos deja con ganas de más.

Podríamos analizar tema a tema, alabando sus grandezas, pero por suerte, todavía tienes junto a la chimenea el regalo del barbudo cabrón, y preferimos que seas tú mismo quien descubra esta joya nada escondida. El trabajo de José y Joan en la sección rítmica es una tabla de salvación a la que aferrarse durante todo el disco si no quieres verte arrastrado por la marea de tristeza y desolación que Jodan y Andoni a las seis cuerdas descargan sobre ti desde el inicial «Shadows». Ese intercambio de papeles me parece muy logrado, la capacidad de arrastre que tienen las melodías paridas por los valencianos en este trabajo, todos los matices y detalles, tienen como único fin atraparte y llevarte al fondo de la más dulce y oscura tristeza. Temas largos que se tornan suspiros al oído, en los que les da tiempo a acompañarnos durante múltiples pasajes y cambios de atmósferas, todas ellas absorbentes. El cambio de tornas también lo podemos apreciar en el uso de las voces, magníficamente tratadas, donde la voz limpia de Joan te arrastra a la oscuridad, y es Albert con sus guturales quién te rescata del abismo.

Aspecto a destacar los muy logrados dobles estribillos y las narraciones, que dan más dramatismo si cabe a los temas.


Momentos preciosistas de teclado como en «Under Blessed Soles», con un potente inicio y una sencilla melodía que te atrapa sin remedio,  mezcladas con una orquestación contenida y muy efectiva, todo al servicio del tema.

Más operisticos nos reciben en «Where Silence Dwells», con un inicio muy Cradle, voz incluida, que nos acerca su faceta más gótica y oscura. Velocidad y dureza, pero envuelta en un halo de tristeza y melancolía que atrapan.

Evadne siempre ha tenido el buen gusto de rodearse de grandes colaboraciones, y en este trabajo no iba a ser de otra manera. El potente inicio de «Hollow Realms», atronador, nos trae al rey midas Jaani Peuho, en uno de esos temas que mataría, o me dejaría morir, por poder ver en directo con la formación que lo grabó. La potente pegada de Joan a los parches nos guía por las sendas que estos valencianos han tenido a bien regalarnos en este «The Pale Light of Fireflies». Y qué decir de la embrujados voz de Carline Van Ross en varios de los temas del trabajo, el punto de dulzura y cordura al que aferrarse ante la tormenta que lucha por arrastrarnos.

Es complicada una reseña de este disco, como lo es alabar en público a tu reciente novia. Sabes que es lo más grande y precioso que has tenido la suerte de conocer en mucho tiempo, pero temes perderla si alguien más sabe de su existencia. Así de simple y así de claro, cuando el amor entra por la puerta, o por los oídos, en este caso, las palabras sobran. Ya abandonado febrero este trabajo sigue sonando en bucle en todos los reproductores de música que tengo a mi alcance, y viendo la avalancha de novedades de esta época en que nos toca vivir, donde no da tiempo a escuchar un trabajo completo sin que la cola de reproducción este llamando a la puerta, lo dice todo.

Amor a primera vista, o a primera escucha, y sobran las palabras, Señoría. Culpable, me declaro culpable, de adorar este «The Pale Light of Fireflies» sobre todas las cosas, acepto la hoguera como justo pago a mi afrenta,…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s